Search

Julio 04, 2022


El agradar a Dios debe ser un deseo constante de nuestro corazón. Como todo Padre cuando el hijo es obediente, Dios se regocija al ver que somos hijos que honramos su nombre y cumplimos con sus encargos, sus planes. Cumplir la misión que ÉL nos deja de llevar la palabra y el amor de Cristo, congregarnos para alabarlo, orando en intimidad, cumplir su propósito; son acciones que agradan grandemente a Dios. Y más allá de las acciones, tengamos un corazón que busque constantemente y de manera auténtica el agradarlo.

4 views0 comments

Recent Posts

See All